Un bosque en la Vega del Guadalquivir.

Hace 7 años llegamos a una finca muy cerca de la Algaba, del árabe al-gabba, que significa “el
bosque”, sede actual de Trillo-Vega S.L.. Excepto monocultivos de naranjos, en la zona no existe
ningún bosque, todo es tierra rasa de cultivo. Nos hemos enfrentado a la tarea de aclimatar este
espacio para evitar la fuerte evapotranspiración debida la existencia de viento casi constante y a
la pérdida de humedad por la fuerte exposición solar y falta de sombra. En poco más de 3 años,
hemos conseguido generar una masa vegetal que ha cambiado nuestro microclima frente al de
nuestros vecinos, consiguiendo un efecto de lluvia horizontal todas las mañanas. Reptiles, anfibios
e invertebrados han colonizado nuestra finca, encontrando el cobijo y las condiciones de aquel
bosque original.

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.